686 Views |  1

Urban Knitting, tejer está de moda

La costura ha dejado de ser una labor doméstica para convertirse en un hobbie creativo, relajante y moderno.

Iniciativas como Teté Café Costura, que acaba de celebrar su segundo aniversario, ponen de manifiesto que la vuelta a las labores es una tendencia al alza. Allí puedes alquilar máquinas de coser por horas y asistir a los numerosos cursos que imparten mientras disfrutas de un café.

Hemos hablado con Teresa Barrera, su creadora, quien nos explica cómo surgió su idea cuando alguien le contó que en una tienda de Berlín alquilaban las máquinas de coser por horas:

“Me pareció una idea divertida e interesante, y decidí emprender” nos dice. Teté Café Costura tiene el espíritu de un taller colectivo, con un salón de té decorado con muebles antiguos y personalizados.

“Los clientes buscan pasar un rato divertido aprendiendo las diferentes técnicas que enseñamos, principalmente costura, pero también enseñamos a tejer (punto y ganchillo)” nos cuenta Teresa.

Localizado en el Barrio de las Letras de Madrid, responde a un nuevo concepto creativo que se dirige a todos aquellos que quieran aprender, crear, transformar, perfeccionar y reciclar sus armarios, sin olvidar a aquellos que no tienen la suerte de tener una máquina de coser en su casa.

Pero la máquina de coser no está sola en este resurgimiento, las agujas de calceta la acompañan. Cada vez es más frecuente ver a jóvenes calcetando en cafeterías y parques. En Madrid, establecimientos como Black Oveja ofrecen diferentes cursos y, para quien viva fuera de la capital, existen opciones como We Are Knitters, donde puedes comprar los materiales online y aprender con sus video-tutoriales.

De la pasión por la calceta ha surgido, incluso, un movimiento, el Urban Knitting. Originario de Estados Unidos, éste consiste en decorar el mobiliario urbano con coloridas piezas de ganchillo o punto.